CULTURA

Marruecos es un país con una diversidad étnica y una rica herencia histórica y cultural. A través de los años, ha sido el hogar de varios grupos humanos provenientes del oriente (fenicios, cartagineses, judíos y árabes), del sur (subsaharianos) y del norte (romanos, bárbaros, andalusíes, moros y judíos). Todas estas civilizaciones han tenido un impacto en la estructura social de Marruecos, donde conviven diversas formas de creencias, desde paganismo, judaísmo hasta los cristianos y el islam. Desde la independencia ha existido un florecimiento en las artes marroquíes, especialmente en la pintura, la escultura, la música popular, el teatro y la cinematografía. Además, por todo el país se celebran distintos festivales de arte y música, sobre todo durante el verano. Cada región posee características culturales propias que le brindan su identidad, y que al mismo tiempo contribuyen al legado histórico-cultural de la nación. Por esta razón, el gobierno marroquí ha puesto entre sus prioridades la protección, conservación y promoción del patrimonio cultural de Marruecos. Cada rincón del país esta decorado con unos dotes característicos de su cultura, es fácil reconcer su estilo, pues es de los más conocidos y diferenciados del mundo.

Las bodas morunas son un ejemplo cultural característico. Estas bodas son reconocidas en la mayor parte del mundo debido a su espectacularidad en cuanto a decoración, ambientación, vestimenta... algo espectacular que perece la pena ser visto. Estas bodas duran tres días, un primer día en el que se hace una merienda pre-enlace en la que están presentes las familias de los novios. El segundo día trata de la boda en sí, con sus características. El tercer día se pasa con los familiares verdaderamente cercanos (un núcleo más cerrado).